Efectos secundarios de la pandemia

España bate récords en consumo de ansiolíticos

Nuestro país se sitúa tristemente a la cabeza del ranking mundial en consumo legal de benzodiacepinas, un tipo de fármacos prescritos contra la ansiedad. La crisis sanitaria ha hecho saltar todas las alarmas y la falta de acceso a tratamientos psicológicos no hace sino empeorar la situación.

De eso es de lo que advierte una reciente investigación (1) que denuncia las cifras récord que nos está dejando la pandemia en cuanto al consumo de estos medicamentos, particularmente adictivos. En opinión de los expertos, esto se explicaría por la necesidad de combatir la ansiedad que dejan la incertidumbre económica(2), el miedo y las restricciones, pero también los problemas de insomnio, los cuales han crecido notablemente este año. De hecho, diversos estudios prueban que más de la mitad de los españoles han sufrido ansiedad o depresión durante la pandemia.

Es evidente que el manejo de las emociones (no solo a través de la terapia psicológica, sino también de otras herramientas como la meditación, el yoga, mindfulness etc.) sería la opción menos agresiva. Y, de hecho, afortunadamente la práctica de estas disciplinas orientales también ha crecido de forma notable el último año. Sin embargo, los ansiolíticos continúan siendo el recurso fácil por el que optan muchos médicos (son los que más se prescriben para tratar el insomnio y la ansiedad) pese a que pueden generar una importante adicción, entre otros graves efectos secundarios.

Si usted sufre ansiedad por la situación que vivimos y quiere solucionar el problema de forma natural, le aconsejamos que lea esta información diferente.

Efectos secundarios de la pandemia

  • Palpitaciones.
  • Sensación de opresión.
  • Irritabilidad.
  • Tensiones nerviosas.
  • Agitación o sobreexcitación.
  • Trastornos del sueño.
  • Pensamientos obsesivos.
  • Estrés.
  • Y anticipación ansiosa, entre otros.
insomnio
El insomnio o cualquier trastorno del sueño es un efecto secundario de la pandemia que se ve mucho.

¿Cómo le suena esto?

Al principio los síntomas suelen ser sequedad en la boca, el corazón se dispara, opresión en el pecho, agitación, respiración acelerada, palpitaciones, sudoración, temblores… y lo peor es que quien sufre ansiedad que va más allá de lo ocasional empieza a ver alterada su vida, con preocupaciones, miedos intensos y desproporcionados y hasta pánico ante situaciones que para otros son simples contratiempos.

Puede ser la aromaterapia una solución ante todos estos síntomas.

Sin embargo que sí. Los estudios científicos dejan claro que los AE son un arma segura y eficaz para combatir la ansiedad en todos sus frentes.

Tradicionalmente, los AE se han administrado en aromaterapia mediante inhalación, difusión aérea o vía tópica. No obstante, también existen otras vías como la oral.

Pero esta vía requiere mayores precauciones en su aplicación y mayor precisión en las dosis, debido a la potente acción de los AE. Sobre todo, teniendo en cuenta que no todos los productos tienen la suficiente calidad, que en ocasiones se aconsejan dosis inadecuadas o que no se detalla el quimiotipo específico (que indica qué molécula activa es la que se encuentra en mayor cantidad en el aceite).

Este quimiotipo varía en función del suelo, el clima, la altitud, la estación del año en la que se haya desarrollado y cosechado la planta y la forma de extracción del aceite, por lo que dos especies botánicas idénticas pueden producir dos o más aceites diferentes. 

Por tanto, ignorar el quimiotipo puede dar paso a toxicidades y a pérdidas de eficacia. Si tienes dudas a la hora de escoger un aceite esencial, contáctame.

Contáctame

    Cart