Digestión pesada, inflamación intestinal o ardor de estómago

Aún quedan días de celebración! Estas fiestas serán DIFERENTES, es una evidencia, pero nos merecemos sentarse a la mesa y disfrutar. Ahora bien, necesariamente tenemos que sufrir las malas digestiones de cada año 

Sin duda podemos celebrar y disfrutar de comidas y platos festivos sin sentir después la barriga hinchada, sin inflamación intestinal y sin ardores.

Aquí os dejo unos consejos útiles: 

  1. Para aligerar las digestiones pesadas, tan comunes después de una comida copiosa, las infusiones de hierbas naturales son una excelente opción. Los que nos interesan especialmente son las elaboradas con plantas que ayudan a metabolizar el exceso de grasas.

Por ello lo mejor es que acuda al té verde, la cola de caballo, el boldo, el hinojo o la melisa, teniendo en cuenta que cada planta ofrece diferentes propiedades:

  • El té verde y la cola de caballo poseen un efecto diurético.
  • El boldo ayuda al hígado a metabolizar la comida.
  • Y el hinojo, la melisa o el comino son muy beneficiosos en caso de gases.

Para preparar la infusión basta con verter entre 10 y 20 gramos de cualquiera de estas plantas seca en 1 litro de agua, que deberá calentar hasta que rompa a hervir. A continuación, deje infusionar durante 5 minutos.

  1. Algunas personas, antes de sentarse a la mesa ya están echando mano del omeprazol para no privarse de nada y que luego su estómago no sufra. Pero lo cierto es que este fármaco se encuentra entre los medicamentos que más efectos secundarios conlleva (gases, estreñimiento, náuseas, vómitos, dolor de cabeza y, en los casos más graves, aumenta el riesgo de lesiones gástricas, de pólipos e incluso de cáncer de estómago).

Por ello, ante el primer síntoma le interesan los siguientes remedios. Y si suele sufrir esta dolencia, puede empezar a tomarlos unos días antes para reforzar su estómago:

  • Raíz de regaliz. Estimula la regeneración de la mucosa gástrica y tiene un efecto antiespasmódico. Atención, no se recomienda en personas con problemas de hipertensión.
  • Olmo rojo. Rico en mucílagos calmantes, se emplea desde hace siglos contra los trastornos intestinales.
  • Aloe vera. Una cucharada de este gel en las comidas principales ofrece una importante mejoría gracias a su acción antiinflamatoria. Eso sí, debe ser puro y no contener aloína.
  • Zinc asociado a L-carnosina. Puede tomarlo en forma de complementos para revertir el daño producido en la mucosa gástrica.
  1. Después de las primeras celebraciones al hígado y al riñón le puede venir muy bien un caldito detox para acompañar nuestras comidas incluso para beber a media mañana o media tarde. Es fácil de preparar y se conserva muchos días en la nevera.
    Necesitáis un puerro, un apio y media col y 2l de agua. Es sencillo, poner a hervir las verduras hasta que queden casi desintegradas. Podéis tomar solamente el caldo o licuarlo todo
    Cart